Texto por Nayma Flores | Fotografías de José María del Valle

 

Cuando los diseñadores y las marcas comenzaron a confirmar nuestros lugares en las presentaciones de sus colecciones para primavera/verano 2019, no lo sabíamos en ese momento, pero tomamos la sabia decisión de dividir la cobertura entre el equipo (nuestro fotógrafo, sin embargo, asistió a todos y cada uno de los días de la semana de la moda lo que lo convierte en una especie de superhéroe a los ojos de esta plataforma): nadie te lo va a decir, pero la semana de la moda es sumamente agotadora.

No solo hablo de que las venues están relativamente lejos una de otra, en una ciudad en donde un viaje de veinte minutos te puede llevar una hora entera; la organización del evento en si misma tiene ciertas fallas que hacen que la experiencia resulte nefasta.

Aunque tuvimos una buena experiencia durante la presentación de Benito Santos (bastante buena considerando que se realizó literalmente en medio de una de las avenidas más concurridas de la ciudad entre carros y un “paseo ciclista”), las cosas se complicaron cuando debido a “falta de espacio” nos quedamos fuera del día 2 y, en el día 3, Melina Guerrero fue víctima de la desorganización en Anuar Layon (la popularidad del diseñador responsable de las chamarras de Mexico is the shit y quien presentó una colaboración con The Simpsons en el Auditorio Blackberry esta temporada, provocó un caos en el acceso al desfile que dejo fuera a varias personas acreditadas).

Supongo que, con el pasar de los días y con la gran cantidad de gente que asiste y quiere asistir a la semana de la moda, las cosas se salen de control.

Mi acceso a Boyfriend’s Shirt fue un desastre: nadie estaba en la lista que debía, al parecer había mucha más prensa de la que se contemplaba, los organizadores chocaban entre ellos y el reloj seguía corriendo en una serie de eventos donde la puntualidad es vital.  Pero creo que el problema principal viene de la mano de esos seres que llamamos fashion bloggers o influencers.

Cuando comencé a adentrarme en la industria de la moda en México, encontré un artículo de Olivia Meza de la Orta, directora de MEOW Magazine, eliminado de su plataforma por alguna desafortunada razón, que se llamaba “La parafernalia de la semana de la moda en México”. Palabras más, palabras menos, la premisa de Olivia era que, este evento estaba repleto de personas que le restaban seriedad, pavoneándose para que alguien les tomara una foto, llamando la atención con outfits ridículos e incómodos, obstaculizando las actividades para las personas que realmente iban a trabajar o cuyo interés en el evento (y la moda, por consiguiente) era genuino.

Este artículo retumbó en mi mente entre el gentío amontonado a los pies de la escalera de la Galería OMR (que también funcionaba como stand de registro, lobby y sesión de fotos para bloggers sin ningún sentido de la prudencia) cuando alguien le dijo a una de las chicas a cargo de las listas, en un tono de voz innecesariamente alto, que en instagram tenía 19 mil seguidores.

Entonces, mientras entraba corriendo en busca de un lugar, literalmente 10 segundos antes de que comenzara el desfile (en esos momentos ya nadie se molesta en indicarte tu lugar o darte un boleto), no pude evitar preguntarme: ¿por qué vamos a la fashion week? ¿Porque nos gusta la moda y tenemos un interés genuino en conocer nuevas propuestas (ojo, propuestas más no tendencias), encontrar las conexiones con el mundo del arte y lo sublime? ¿O simplemente tenemos una obsesión enfermiza por mostrarle al mundo que estuvimos ahí bajo los hashtags de #MBFWMx y #ootd?

Creo que entiendo la motivación detrás de aquellas personas que viven de los likes de instagram, pero ¿es que acaso no resulta un poco penoso ver a otros, promocionando una marca personal que solo existe en la imaginación, paseándose como idiotas  entre ubers y vendedores de churros, con una manga de la chamarra abajo para que se vea el logo de una marca de lujo, parte de un outfit horrible y que se ve demasiado incómodo porque, al final, la moda es todo sobre poses y aceptación social?

Pensé mucho en todo esto al estar apretujada en un pasillo estrecho viendo la pasarela de Boyfriend’s Shirt a través de la pantalla del iphone de la persona frente a mí y, honestamente, no pude concentrarme lo suficiente en la colección. Fue una lástima porque la propuesta es bastante interesante en una semana de la moda que no termina de abrazar por completo las propuestas menswear a menos que estén patrocinadas por grandes personajes, marcas, empresas y hasta caricaturas.

Boyfriend’s Shirt funciona como una especie de colectivo: los responsables de la marca son la diseñadora de modas mexicana Laura Carrillo, la empresaria portuguesa Cristina Laurenco y el artista portugués Manuel Forte, y, como las mejores marcas, sus colecciones siempre tienen un concepto detrás.

La colección para primavera/verano 2019 se llama Preppers que, en español, significa preparacionistas. Se les denomina preparacionistas o supervivencialistas a aquellas personas que se preparan para sobrevivir a alguna eventual catástrofe desde desastres naturales, pasando por pandemias, ataques terroristas e incluso el colapso general de la sociedad. Básicamente son la clase de personas que compran un montón de comida enlatada y tienen un bunker listo para enfrentar el apocalipsis. Aparentemente es algo real y sumamente popular en el primer mundo (supongo que en México nadie tiene tiempo de pensar en el fin del mundo cuando todos los días se sienten como el fin del mundo… a menos que seas influencer, claro)

¿Cómo trasladas eso al mundo de la moda, a un público que solo se prepara para las fotos de instagram? Bueno, como todas sus prendas no solo son atemporales, con cortes asimétricos y una que otra silueta simple, también cuentan con materiales de última tecnología: esta colección fue hecha con telas que no se arrugan fácilmente (¡nadie va a tener tiempo de planchar cuando colapse la economía mundial!) y son repelentes al agua, perfectas para sobrevivir a cualquier catástrofe como la semana de la moda.

Supongo que deberé convertirme en una verdadera prepper si pienso seguir en esto de la moda… eso si el desencantamiento no me alcanza primero.

*

La galería completa de la pasarela de Boyfriend’s Shirt, aquí

Recuerda seguir nuestra cobertura en tiempo real de la edición de la semana de la moda en México primavera/verano 2019,  a través de todas nuestras redes sociales, bajo el hashtag #MELODRAMAFWMx