Si bien pareciera que la industria de la moda mexicana está dominada por personas blancas y privilegiadas que producen ropa costosa para unos cuantos, en Revista Melodrama sabemos que no es así: #MorrxsVistiendoChidoAMéxico es una columna de entrevistas a mujeres y personas que forman parte de la comunidad  LGBTQIII+ y que, a través de marcas de ropa y accesorios, e incluso proyectos de ropa de segunda mano, en su mayoría independientes, democratizan la moda y el diseño.

Para leer entrevistas anteriores de Morrxs Vistiendo Chidx a México da clic aquí, para saber cómo puedes aparecer en esta columna da clic acá y date una vuelta por nuestras redes sociales y nuestra plataforma los días 15 y 30 de cada mes para conocer más morrxs creativas.

Con estudios de licenciatura en diseño de modas y de maestría en diseño editorial, Melina Guerrero se encontraba, hace exactamente un año, en Ciudad de México, sin empleo. Como muchos otros jóvenes del país (según lo demuestra un chequeo rápido en instagram), Melina decidió sacarle provecho al habito de buscar prendas en tianguis y bazares, y que viene cultivando desde su ciudad natal (Coatzacoalcos, Veracruz): en lugar de abandonar prendas de diseñador que no eran de su talla o incluso e su estilo, optó por comenzar un proceso de curaduría para crear La Pacouture.

Para la primera entrada de 2020 de Morrxs Vistiendo Chido a México platicamos con Melina sobre ese proceso de curaduría de La Pacouture, qué tan cierto es que la ropa de segunda mano proviene de las fosas comunes y por qué esta clase de proyectos son más nobles, ecológicos y sencillos que una marca de ropa.

Crear tiendas de ropa de segunda mano es una opción relativamente sencilla para emprender (tú misma cuentas que tu inversión inicial fue mínima), tanto, que este tipo de negocios ya son incontables en cualquier red social, desde la persona que se esta mudando y quiere deshacerse de ciertas prendas, hasta personas, como tú, que se dedican al 100% a esto y que, creo, se lo toman más en serio, incluso crean todo un estilo que les identifica ¿cuál sería el de La Pacouture?

Me he dado cuenta que el estilo de La Pacouture va de damita vintage parisina a teddy girl. Claro que a veces encuentro prendas que quizás no estén totalmente dentro del estilo (sobretodo con las prendas de hombre que son entre un 20% y 30% de nuestro inventario) pero he tomado el riesgo y ha salido bien. En cuanto el proceso, es mucha paciencia para buscar y también no emocionarme con las marcas que encuentro, a veces es difícil dejar prendas tipo Marc Jacobs o Michael Kors pero si no transmiten la esencia de La Pacouture ni un poco, las dejo.

Además algo que nos ha diferenciado son las editoriales que hacemos con las prendas, creamos ese contenido colaborando con fotógrafos y modelos lo cual nos ha ayudado muchísimo visualmente en el feed y también para que nuestro proyecto se tome más en serio.

La Pacouture es una mezcla de prendas nuevas y por supuesto, prendas de segunda mano, sobre estas últimas, aún y con el boom de esta clase de negocios, existe la creencia de que se trata de prendas sucias, las personas juran que se saca de fosas comunes ¿qué piensas de esto?

Creo que es válido pensar en ese tipo de escenarios porque no hay forma de saber que origen tienen las prendas, se que lo más común es que sean paquetes de ropa de outlets o de fábricas donde no pasaron control de calidad (esto en el caso del fast fashion y toda la ropa nueva) pero en la ropa vintage y usada es aún más complicado determinar de dónde viene.
Aunque no creo lo de las fosas, es muy posible que las prendas hayan tenido un proceso poco salubre, sin embargo, toda la ropa que consumimos aún nueva y comprada en tiendas ha pasado por un proceso que no la abstiene de estar sucia o contaminada, como consumidores creo que es muy importante tener esto en mente y tomar medidas al respecto como limpiar todo lo que compremos (así sea en Saks Fifth Avenue) antes de usarlo.

Creo que en México está llegando una nueva etapa para este tipo de propuesta de moda. En otros países es súper común ir a las thrifts stores pero aquí hay muchos prejuicios aún, por fortuna se está creando conciencia al respecto, se están apreciando en grande sus ventajas así que es un buen momento. Lo cool es que aunque ya seamos cientos de bazares tan solo en nuestro país es casi imposible que tengamos las mismas prendas y/o estilos, así que hay para todos.

Otra de las críticas a esta clase de proyectos es que los precios se inflan demasiado y resultan menos accesibles que, por ejemplo, la ropa de cadenas fast fashion ¿que opinas?

Hay de todo, al haber tantos bazares ya cada quien conoce a su público y cuánto dinero están dispuestos a gastar, creo que es válido mientras tengas a tu clientela contenta. En donde he visto precios exagerados es en las prendas vintage o de diseñador pero son en tiendas que tienen sus locales en zonas «exclusivas» de la ciudad o que según traen su mercancía de otros países.
Creo que si es fast fashion o ropa usada pagar más de $500 es un insulto, pero si es vintage o de diseñador es un buen trato, siempre y cuando no te lo quieran vender al mismo precio que en tienda. En La Pacouture intento mantener precios accesibles aún en prendas de ese tipo, no he vendido nada en más de $700.

Por tu formación profesional, has emprendido en proyectos, trabajado con empresas y diseñadores, ¿cómo es ahora trabajar de manera independiente con un proyecto como La Pacouture?

Proyectos como La Pacouture son un buen negocio. Es algo que puedes hacer tu sola desde ir por la ropa, limpiarla, fotografiarla, manejar redes y hacer entregas, todo con tiempo y organización se puede. Yo tuve un empleo de tiempo completo los primeros 7 meses de La Pacouture y salió bien, claro que ahora va mejor porque tengo disposición total.
Es muy diferente a hacer una marca de ropa como tal, de verdad que puede ser muy complejo, requiere muchísimos recursos y personas para sacarlo a flote, en cambio tener un bazar de ropa es muy noble pues no fabricamos nada y la inversión puede ser fácilmente costeable.

¿Qué le espera a La Pacouture en 2020?
estamos planeando abrir un showroom en la Ciudad de México, hacer crecer a La Pacouture Kids donde vendemos ropa para niñxs y también hacer editoriales con fotógrafos y modelos de otras partes del país. El proyecto ha crecido mucho en menos de un año así que espero que crezca aún más en 2020 y podamos integrar a más colaboradores. 

Sigue (¡y compra!) La Pacouture en instagram aquí.