La mala racha de Lanvin parece no terminar. Desde que el legendario Alber Elbaz fuera despedido en 2015, Bouchra Jarrar, su sucesora y la cuarta mujer en estar a cargo de la firma, no pudo hacer que las ventas de la firma crecieran (en 2016 se reportaron perdidas en un 23%) por lo que fue despedida luego de dos colecciones. Su sucesor, Olivier Lapidus, fue contratado en un intento por convertir a Lanvin en el «Michael Kors francés», cosa que tampoco sucedió: por medio de un comunicado de prensa, hoy la firma dio a conocer que Lapidus dejará su puesto inmediatamente.

La decisión responde a diversos factores: no solo las dos colecciones de Lapidus fueron mal recibidas por la critica (Robin Givhan de The Washington Post, por ejemplo, escribió sobre la colección debut de Lapidus que no había excusa para «esta moda aburrida y fea»), también la marca fue comprada hace menos de un mes por un conglomerado chino, Fosun Group. 

El equipo de diseñadores interno de la firma se hará cargo de las futuras colecciones hasta que se encuentre a un nuevo sucesor.